sábado, 15 de marzo de 2014

MOOCs: moda o innovación disruptiva

La conferencia que tuvo lugar el pasado día 10 de marzo titulada MOOCs: moda o innovación disruptiva a cargo del prof. Miguel Santamaría, me sirvió, entre otras cuestiones, para entender que a los MOOCs me tengo que acercar con otros parámetros distintos a los que me acerco a un curso en línea, por ejemplo. La comparación de un MOOC con la lectura de un libro, o la similitud del aprendizaje a través de un MOOC con Ikea, para mí, al menos, fueron muy clarificadores. Se me ocurren diferentes propuestas para lanzar un MOOC, pero a modo de ejemplo me quedaría con la posibilidad que un MOOC puede ofrecer en relación al tema de las "Metodologías activas de aprendizaje".
MOOC en el que se den pautas, se muestren estrategias y técnicas para que los docentes de diferentes niveles educativos puedan diseñarlas, ponerlas en práctica, y después valorarlas. Llevando de manera paralela la acción y la reflexión (en los foros, blogs...)

sábado, 8 de marzo de 2014

La realidad aumentada para la educación

Me ha parecido muy interesante lo que ha comentado Mariano Alcañiz y lo que nos ha mostrado en imágenes. Creo que, como él bien dice, la motivación del alumnado y su implicación por saber e interrogarse se producen fácilmente. Los interfaces los entiendo como recursos didácticos que nos hacen vivir y experimentar el contenido de aprendizaje, y por ello la aproximación a los conceptos y al desarrollo de habilidades y procedimientos me parece que se articula perfectamente, haciendo que se dé un acercamiento entre la sociedad del siglo XXI y la escuela (sistema educativo) que, en ocasiones, se encuentra todavía arraigada en la sociedad industrial y en las formas dominantes de compartir el conocimiento. Mi duda es cómo estos interfaces pueden contribuir al desarrollo de los contenidos actitudinales de los cuales no se puede abstraer ni la escuela ni su profesorado.

El poder de lo abierto: la transformación de la educación y la edición universitaria en la era digital

Estoy de acuerdo con lo que se ha ido comentando en el blog general sobre esta conferencia. No obstante, me gustaría resaltar un comentario que Joaquín Rodríguez hace en su conferencia respecto a que en el campo de las Ciencias Sociales más del 90% de lo publicado no se lee. Y se lee sólo aquello que se ha publicado en revistas JCR. De hecho algunas de estas revistas, al menos en mi campo, si quieres publicar en ellas debes citar algún artículo que haya sido previamente publicado en la revista. Es decir, se aseguran así de seguir manteniendo el índice de impacto. Lo perverso de esta situación es que indirectamente se ha visto relacionado con la docencia. De tal modo que hace no mucho el científico que quería publicar lo hacía, como comenta J. Rodríguez por obtener reconocimiento de la comunidad científica, por mantener su reputación... pero hoy en día el no entrar en el círculo del impacto y visibilidad hace que tu carga docente aumente y, por tanto, repercuta directamente en la calidad de la docencia que impartes, además de no poder publicar en otras revistas que sean más de tu interés por falta de tiempo de dedicación a la investigación. Es un círculo vicioso del que difícilmente se sale sin que te repercuta. En este mismo sentido, me viene a la mente la situación de tantos profesores y profesoras universitarios que están abocados a los procesos de acreditación y que para poder salir airosos de ellos empiezan a producir aunque no sepan si realmente están contribuyendo con ello a la ampliación del campo de conocimiento al que pertenecen. Quizá la manera de ir transformando la propia cultura que impera en la comunidad científica es la de ofrecer un voto de confianza a publicar en abierto, que en definitiva es síntoma y reivindicación de nuestra opción como expertos libres.